jueves, 23 de julio de 2009

CUANDO VOLAR ERA UN PLACER


Hasta hace 25 años el viajar en avión resultaba una experiencia agradable en si misma. La atención de las azafatas era excelente y la comida nunca dejaba de ser buena. Hoy la clase turista se ha convertido en un suplicio para cualquiera que tenga que realizar un viaje de más de 6 horas. Si bien es cierto que el consumidor masivo tiene la propiedad de degradar todo aquello que toca. Las compañías aéreas no dejan de acompañar esta degradación en todo lo que esta a su alcance. Si los límites de carga de las aeronaves así lo permitieran, no dudo de que ellas encontrarían la forma “segura”, para que le pasajero pudiese viajar parado.
La reducción del espacio entre asientos y el ancho de los mismos someten a los viajeros a la experiencia faraónica de los sarcófagos.
El pasillo (antes despreciado), se ha convertido en la opción mas cómoda para levantarse cuando uno lo desee, sin tener que trepar por encima de otras personas.
Viajar en avión obliga también a mantener la línea para no ser despreciado. Un compañero de peso pesado nunca es bienvenido en las filas de tortura.
Pero no son pocos tampoco, los pasajeros que hacen honor al maltrato y a la vulgaridad a las que se los somete. No conformes con la comida, a mitad del viaje comienzan a desenvolver las viandas y sus accesorios.
En este mundo en que todo debe ser Light, todo resulta también superficial y sin contenido. Queda a los pasajeros entonces, rogar para que las verificaciones técnicas se hayan realizado sobre conceptos más serios.

1 comentario:

navelegante dijo...

Salud Edu. Estupenda reflexión. Me la quedo.

Durante los primeros pasos en su "Edad Moderna" nuestra razón consideraba una locura absurda la posibilidad de volar en avión. Ya en su Edad Moderna, una vez ya "madurada" su inteligencia tecnológica y su instinto comercial, lo considera algo normal. Ahora no es que considere una locura absurda volar en cuerpo sino que simplemente ni se le pasa por la cabeza, jeje. Pero cuando se le plantea la idea de volar en cuerpo la juzga de locura absurda. Mi ser racional se rebota. Es lógico en cuanto que la mente lógica no sabe que ella es una de las alas del cuerpo, aunque no está desplegada sino pegada a los objetos materiales (dinero y máquinas, materialismo) mientras la otra ala, no inexistente por que la razón no la reconozca, está desplegada esperando sin esperar a que la razón decida no tener "toda la razón", pues el corazón tiene razones que la razón no comprende, y el corazón sí comprende a la razón.

Incluso la palabra "ALA" está compuesta por dos "A" flanqueando a la "L" de "L"evedad, de "L"ibertad o de "L"ocura.

El verdadero viaje es gratis y continuo, como el de la Nave Aire que FLOTA... FLOTA en la levedad del Espacio (Mente universal espacial) sin las limitaciones de las razones de la razón humana e inhumana.

Hemos de reconocer que nuestro aspecto racional es "LISTO", y también es "TONTO", y conciliando los dos extremos de la dualidad se queda en "lisTOnto", que aún no es sabio. Y sabia, la Madre Naturaleza que nos muestra que los pájaros vuelan porque tienen alas, PERO tienen alas porque no tienen lo que tenemos nosotros, aunque no nos demos cuenta...

Feliz vuelo gratis en planeta... en cuerpo, o pagando en avión, jeje.